Las Reinas del Caribe se llevan el oro ante Puerto Rico

POR: LA REDACCION

SANTO DOMINGO

Ante un escenario agolpado de miles de fanáticos en el Palacio Ricardo-Gioriver- Arias del Centro Olímpico Juan Pablo Duiarte, República Dominicana, con sus “Reinas del Caribe”, ganó la medalla de oro en la XV Copa de Volibol Panamericana 2016.

Las quisqueyanas, con juego agresivo y técnico de principio a fin, dispusieron de las boricuas en cinco reñidos sets que terminaron así: 23-25, 25-18, 20-25, 25-21,15-6.LA REYNA  DE EL C

En la nota de la dirección de prensa del certamen se informa que “con su título en un pabellón Ricardo –Gioriver- Arias a más de su capacidad, las “Reinas del Caribe” conquistan su cuarta medalla de oro, para empatar con Estados Unidos y Cuba como los máximos ganadores de la copa y quiebra un desempate con Brasil, que se ha coronado tres veces.

Con este nuevo trofeo, son 14 las medallas que ha ganado las representantes de la tierra de Juan Pablo Duarte de las 15 versiones (solo en una no ganó, quedó en cuarto). Ahora suma cuatro oros, siete platas y tres bronces. Estados Unidos tiene nueve (4-2-3), Cuba siete (4-1-2).

Fue el segundo título consecutivo conquistado por las dominicanas, que hace un mes coronaron el Grupo 2 del Gran Prix Mundial, al derrotar a Polonia en cinco tiempos en Bulgaria.

La estelar Brayelin Martínez

Brayelin Martínez fue el caballo de Troya al anotar 30 puntos,  Bethania de la Cruz 24, Annerys Valdez nueve, Yonkaira Peña y Gina Mabrú ocho cada una. Por las subcampeonas boricuas, Stephanie Enright 19, con 13 Karina Ocasio y Daly Santana, Aury Cruz ocho. Las dominicanas y las boricuas volvieron a dar un inolvidable espectáculo en un palacio del Voleibol Ricardo –Gioriver—Arias a casa llena, pero las “Reinas del Caribe” extendieron su dominio ante las rivales y levantaron la Copa Viva que estaba en disputa, no sin antes tener que sudar la gota gorda para venir de atrás y superar a unas rivales que nuevamente no pudieron cerrar lo que comenzaron bien

Puerto Rico solo le ha ganado cuatro veces en los últimos 22 años a República Dominicana. La última vez fue en el Gran Premio Mundial de Japón en 2012.

Como si se tratara de  una copia del partido anterior, el pasado miércoles para finalizar la fase de grupos, las boricuas dominaban 8-3, cuando llegó el tiempo técnico del primer set.

Pero a diferencia del miércoles, las boricuas soportaron los embates del despiadado ataque desatado Brayelin Martínez y Bethania de la Cruz, quienes cargaron con el equipo dominicano e igualaron las acciones a 22.

Las boricuas batallaron

Puertio Rico Puerto Rico se recompuso y la veterana salidora Aury Cruz, quien se retirará al término de los Juegos de Río, cerró el set con un potente remate por la zona dos.

Este fue el segundo perdido por las locales en el torneo y primero desde que Colombia la sorprendiera 25-17 el lunes en uno de los cuatro que sostuvieron el lunes.

Heridas en su amor propio, “Las Reinas del Caribe”, ganaron el segundo 25-19. “Las Nenas”, mostrando un gran carácter, se repusieron  y salieron por la puerta ancha en el tercero (25-20) de la mano de una Stephanie Enright, la nueva estrella del voleibol puertorriqueño, a la que el bloqueo dominicano le supo poco hasta ese momento..

En el cuarto, el dirigente Marcos Kwiek incluyó en el sexto a las reservistas Yonkaira Peña y a la juvenil Yineiry Martínez, quienes le dieron a República Dominicana la energía que comenzó a faltarle y ganó 25-21 para extender el encuentro a un quinto set.

La fuerza de las anfitrionas se tornó irresistible y pusieron la pizarra con 13-13 que parecía irreversible para “Las Nenas”, a quienes les cayó la casa encima y terminaron viendo otra vez a Dominicana celebrar.

El orgullo patrio estuvo por todo lo alto. Al inicio del partido, luego de que sonara “La Borinqueña”, los más de seis fanáticos cantaron a coro el himno nacional.

La emoción llegó al máximo cuando “El Mayimbe” Fernando Villalona, otro profeta en su tierra, sorprendió al salir desde el público interpretando su perenne éxito “Dominicano Soy”. Penetró a la cancha y saludó a cada una de las jugadoras ante un aplauso ensordecedor.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *