Mayoría de desaparecidos en Santiago han tenido desenlaces fatales

POR: LA REDACCION

SANTIAGO,R.D

Al menos 9 de las personas que han sido reportadas como desaparecidas por sus familiares en un periodo de ocho meses en Santiago y localidades vecinas, han sido encontradas muertas, según cifras de autoridades policiales.

Según la Policía, muchos de ellos han sido asesinados, otros se han suicidado, y otros están en proceso de investigación.

El ocho de diciembre del 2016, el cadáver del niño Yulián Manuel Messon, de 7 años, el cual había sido reportado como desaparecido por su madre fue encontrado cuatro días después de su desaparición en una cañada próximo a su residencia del sector Buenos Aires, de Santiago.

En esa ocasión el fiscal adjunto, Miguel Ramos, dijo que se investigaba las causas de la muerte del menor y que su progenitora fue detenida para fines de investigación.

La Policía dice que mediante proceso de investigación algunos de los responsables de esos hechos han sido apresados y sometidos a la justicia.

El 23 de junio, del 2017, Víctor Manuel Capellán (el Titi), de 19 años, el cual había sido reportado como desaparecido por sus familiares fue encontrado muerto con una manta en la cabeza, en el Hoyo de Pedregal, próximo a su residencia de Jarabacoa.

La uniformada refirió que la víctima laboraba como delivery y que salió a uno de sus acostumbrados servicios, pero que sus familiares perdieron sus rastros apareciendo su cadáver cuatro días después. Su madre lo identificó por un tatuaje que tenía en el brazo derecho.

El 7 de agosto de este año, fue encontrado en unos matorrales del sector de Soto, de la Vega, el cadáver de Olga María Aracena, de 49 años, la cual había sido denunciada como desaparecida por sus familiares el 1 de este mismo mes.

El cuerpo sin vida presentaba heridas, golpes y signos de estrangulación, de acuerdo al médico legal y con relación al caso, la Policía apresó a su pareja sentimental, Ariel de Jesús Suárez Reyes y a José Anderson Rodríguez (Batatica), de 38 años.

Hace 9 meses Aridio de Jesús Báez Espinal, de 37 años, tras ser dado como desaparecido por sus parientes fue encontrado muerto en un solar baldío del sector Barrio Nuevo, de los Guandules, de Santiago.

La Policía manifestó que el fenecido conservaba intacta sus pertenencias, mientras el médico legal certificó que su muerte está pendiente de estudios

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *