Una mujer violada anhela olvidar ese momento

POR: LA REDACCION

LA VICTORIA , SANTO DOMINGO

“Fue algo horrible, no quiero recordar ese momento”, fueron las palabras de Ana, una de las mujeres que fue violada por uno de los hombres que ha provocado pánico en el sector Los Mañones, en La Victoria, Santo Domingo Norte.

Ana (nombre ficticio) fue abusada sexualmente por un hombre en diciembre de 2017, y el temor, la frustración e impotencia que siente, la mantienen “presa” en su casa.

El viernes 26 de enero de este año, la Policía Nacional apresó en el sector Los Mañones, del municipio de La Victoria, a un presunto violador en serie identificado como Juan Alexander Fermín de León, de 25 años, quien era perseguido mediante una orden de arresto por haber abusado sexualmente de diez mujeres, tras penetrar a las casas de las víctimas.

Hablar con Ana es toda una odisea. Sus respuestas eran sumamente cortas e inconclusas.

Su mirada siempre estuvo enfocada en el suelo y en varias ocasiones se observó cómo sus lágrimas recorrían su rostro y terminaban en el piso.

Hablando con su entrevistador desde una de las ventanas de su casa, pues no permitió el acceso a su vivienda, Ana recuerda que cuando su esposo salió de casa aquel martes de diciembre, tuvo el presentimiento de que algo extraño sucedería.

“Mi esposo siempre se va temprano de la casa, y trabaja prácticamente el día completo, entonces yo me quedo en la casa sola, porque no tenemos hijos, y hago los oficios y la comida”, expresa Ana.

La mujer dice que había escuchado que habían abusado sexualmente de una joven cerca de su casa, y cada vez que se quedaba sola le daba el presentimiento de que algo podía suceder.

La ubicación de su casa representa una desventaja para que sus vecinos puedan escuchar cualquier grito de auxilio, porque queda en una pequeña loma separada de las demás viviendas.

Cuando Ana estaba en la cocina haciendo algo de comer escuchó que alguien tocaba la puerta. Preguntó en varias ocasiones quién llamaba a la puerta, y tras varios pedidos para que la persona se identificara, cometió el error de abrir la puerta y ver si alguien estaba ahí, momento que fue aprovechado por el abusador para empujar y entrar.

Amenaza
Encapuchado y con un puñal en sus manos, el hombre, que la víctima describe como una persona con físico y color de piel similar a la persona que fue apresada, amenazó con arrebatarle la vida a si gritaba, logrando que Ana se mantuviera en silencio. El hombre obligó a Ana a hincarse, y bajo amenazas hizo que le practicara sexo oral. Ana recuerda, visiblemente afectada, que le pedía a su agresor que la dejara, pero su solicitud no era respondida.

Varios minutos después, el violador hizo que Ana se quitara la ropa, y con el puñal en sus manos, abusó sexualmente de ella. Tras terminar con el abuso, el hombre salió por la puerta trasera de la casa, pero antes, amenazó a Ana de que si hablaba, regresaría a quitarle la vida.

La dama no salió de la casa en todo el día. No comió, no hizo nada, solo lloraba por lo que había pasado.

Cuando su esposo regresó y la vio en esas condiciones, preguntó por lo que había sucedido y tras recibir la respuesta, salió en búsqueda del violador, pero no lo encontró.

Al día siguiente fue al destacamento y realizó la denuncia de lo que le había pasado.

Semanas después escuchó que otras mujeres habían sido violadas.

Ana cree que el hombre que fue apresado es la persona que abusó sexualmente de ella, porque aunque no le pudo ver la cara, el físico es muy parecido y el color de piel también.

El esposo de Ana explicó la situación que había ocurrido en su trabajo, y le dieron algunas semanas para que estuviera con su esposa.

La víctima dijo esperar que se termine de aclarar el caso, para que si hay otras personas involucradas puedan parar por el “horror” que hicieron.

Vecinos en alerta
Juana, quien tiene más de 20 años viviendo en Los Mañones, asegura que en todo el tiempo que tiene viviendo en esa zona, nunca había pasado algo similar.

“Esta situación nos tiene alarmados a todos, porque imagínate, ya todas las mujeres de por aquí creemos que van a abusar de nosotras y no queremos salir ni al colmado”, indica.

Manifestó que “es una situación muy difícil, porque no es posible que una persona comience a violar mujeres así a lo loco, una detrás de otra, y todas tengamos que estar asustadas ahora”, dijo.

En tanto, Milagros, otra residente en Los Mañones, consideró que no fue un solo hombre que violó a las más de diez mujeres que pusieron denuncia de abuso sexual, sino que hay más.

“Yo considero que no es un solo hombre que está en eso, porque después que apresaron a uno, escuchamos que otra mujer por aquí estuvo a punto de ser violada, y no abusaron de ella porque apareció una persona y persiguió al violador, aunque no lo pudo agarrar”, precisó.

El modus operandi El modus operandi del apresado, según la Policía Nacional, consistía en aprovechar que sus víctimas se encontraban solas en horario de la mañana, cuando sus esposos partían a sus lugares de trabajo, a quienes amenazaba con matarlas con un arma blanca si realizaban algún llamado de auxilio e inmediatamente procedía a abusarlas sexualmente.

Las violaciones fueron cometidas en diferentes barrios de ese municipio, en los meses de octubre, noviembre, diciembre del 2017 y enero del presente año.

Detenido
El detenido tiene denuncias de diez mujeres, de diferentes sectores de Los Mañones, quienes afirman que también les obligaba a practicarle sexo oral.

El dos de este mes, la jueza de Oficina de Atención Permanente de la provincia Santo Domingo, dictó tres meses de prisión preventiva a un joven autista, acusado de abusar sexualmente de más de 10 mujeres, en el distrito municipal de la Victoria, Santo Domingo Norte.

El detenido, además de ser autista, tiene una desviación severa en la columna vertebral, condiciones por las que sus defensores, familiares y vecinos aseguran que el prevenido es inocente.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *