Policía captura “asesino múltiple” de su familia

SANTO  DOMINGO

SANTO DOMINGO

La Policía Nacional capturó en el sector 30 de Mayo, en el Distrito Nacional, al ciudadano Víctor Alexander Portorreal Mendoza (a) La Greña y/o Chaman Chacra, quien era perseguido como el principal sospechoso de haber asesinado a su concubina y a sus tres hijastros de 10, 9 y 6 años.

Portorreal Mendoza, de 32 años de edad, es señalado como el autor de los asesinatos de su concubina Reina Isabel Encarnación Morales, de la misma edad, y de sus hijastros Daniela Encarnación, de 10 años; Rahamín Encarnación, de 9 y Ángela Encarnación, de 6.

La madre y sus tres hijos fueron hallados muertos este jueves en avanzado estado de descomposición, en una vivienda del callejón Manzueta, en el kilómetro 8 de la carretera Sánchez, en el sector El Cacique, en el Distrito Nacional.

En el lugar del hecho la Policía Científica colectó una sevillana ensangrentada de tres pulgadas de largo con la empuñadura de color negro, un teléfono celular blanco y una camiseta blanca, manga larga con manchas de sangre.

El médico legista actuante en el caso certificó que la mujer falleció a causa de múltiples heridas corto penetrantes; su hijo de 11 años a causa de ahorcadura, mientras que las niñas de 13 y 6 años murieron por causas aún por determinar por el Instituto Nacional de Patología Forense.

La Policía Nacional informó que de acuerdo a un análisis del perfil del detenido en la red social de Facebook, éste tiene un comportamiento de metálico, rockero y satanista, y aparece asociado a dos organizaciones denominadas “Luchando por el Rock”  y “El Heavy Metal Dominicano”.

El cuerpo del orden explica además que Portorreal Mendoza conducía una motocicleta negra de alto cilindraje, vestía de negro, con chaqueta del mismo color, botas negras altas con hebillas, el pelo largo, uñas pintadas de negro, varias pulseras en las muñecas y varios piercing en las orejas.

El detenido es interrogado por miembros del departamento de Investigaciones de Homicidios de la Policía y del Ministerio público y será sometido a la justicia para los fines legales que correspondan.

Confiesa a PN su horrendo crimen

Víctor Alexander Portorreal, de 30 años, confesó a los investigadores de la Policía Nacional cómo mató a su pareja, Reyna Isabel González, y a los tres niños de ésta, hecho que según lo que contó fue planificado.

Narró que la mañana del pasado domingo fue a la habitación donde dormía la mujer, a quien infirió una estocada en el cuello, amarró con una bufanda y dejó encerrada en su habitación.

Tras la acción, se dirigió al dormitorio donde se encontraban las niñas Angela y Daniela Boden, de seis y 10 años, respectivamente. A la mayor la mandó al colmado a comprar unos cigarrillos, momento que aprovechó para ahorcar con una corbata a la pequeña que también dormía. Cuando Daniela regresó también la ahorcó y dejó ambos cadáveres en la habitación.

Tras matar a la mujer y a las dos niñas, Víctor Alexander Portorreal se fue de la casa con el niño Rajami Boden, de 9 años, quien no tenía conocimiento de lo ocurrido porque se encontraba jugando afuera de la vivienda, ubicada en un segundo piso.

El vocero de la Policía, quien ofreció los detalles en rueda de prensa, explicó que el confeso homicida dijo que tras pasarse todo el día en la calle con el menor regresó a la vivienda, donde durmieron y no fue hasta el lunes en la mañana cuando mató al niño.

Víctor Alexander también detalló que le practicó sexo a los cadáveres de las niñas, según informó el coronel Frank Feliz Durán Mejía.

El autor del horrendo crimen fue apresado en el barrio 30 de mayo, del Distrito Nacional. Además fueron detenidas cuatro personas con las que tuvo contacto luego del asesinato.

La Policía dijo que en el lugar de los hechos fue hallada una sevillana de tres pulgadas de largo con la empuñadura de color negro y ensangrentada, un teléfono celular y una camiseta mangas largas con manchas de sangre, además de la corbata con la que ahorcó a las menores.

El vocero informó que el hallazgo de los cadáveres se produjo este jueves por el reporte de los vecinos que fueron alertados por el mal olor, producto de la descomposición de los cuerpos.

Familiares piden justicia

Familiares de los tres niños que fueron asesinados junto a su madre, presuntamente a manos de Víctor Alexander Portorreal Villalona, pidieron a las autoridades hacer justicia en el caso.

Gabriela y Georgina Boden, ambas parientes de las víctimas, relataron que en varias ocasiones el padre de las niñas intentó obtener la custodia de los tres hijos procreados con Reyna Isabel González, quien también fue muerta en el barrio Enriquillo del kilómetro 8 de la carretera Sánchez, en el Distrito Nacional. “Ese era un demonio. Se maquillaba los ojos, usaba ropa rara, se pintaba las uñas de negro. No entiendo por qué el hizo eso”, se lamentaba Georgina, tía de los niños, mientras estaba cabizbaja y se negaba a hablar con los periodistas.

Padre de niños asesinados culpa a la justicia

Daniel Boden, padre de los tres niños asesinados junto a su madre por el compañero sentimental de esta culpó a la justicia de ser la responsable de la grave tragedia que conmueve profundamente la conciencia colectiva de los dominicanos. Daniel padre de Daniela, Rahamin y Angela Encarnación al referirse a la justicia dijo que “esta no sirve”.

Comentó que llevó a la justicia el pedimento de hacerse cargo de los niños asesinados debido a que Reyna Isabel González, la madre de estos, de la cual se había dejado, no podía tenerlos.

Este caso ha sido uno de los de mayor dolor ha dejado entre los dominicanos porque además del feminicidio  el asesino mató a tres niños inocentes.

Los cádaveres de los infantes fueron sepultados en el Cementerio Nacional de la avenida Máximo Gómez. Gran cantidad de personas acudió y reclamaban de la justicia aplicar la pena máxima al asesino Víctor Alexander Pontalatin Mendoza, quien ya fue apresado por las autoridades.

Madre describe contacto con el matador

La señora Brígida Morales no se podía comunicar vía telefónica con su hija por lo que decidió llamar a la pareja de ésta, quien de forma muy natural y tranquila le dijo que tanto ella como sus niños estaban en la casa y se encontraban bien.

Reyna Isabel González Morales, de 30 años, tenía tres días muerta cuando el pasado miércoles su madre llamó a Víctor Alexander Portorreal, quien la mató de varias estocadas y posteriormente ahorcó a los tres hijos que ella procreó en su relación anterior.

Los cadáveres permanecieron por días en la casa donde convivía la pareja, ubicada en un segundo nivel en el barrio Enriquillo del kilómetro 8 de la carretera Sánchez, mientras Portorreal hacía su vida de manera normal.

“El miércoles la estuve llamando y nada, nada, nada. Me comuniqué con él, muy normal me dijo que todo estaba bien, que no había ningún problema y que los niños estaban en la casa y él donde un cliente. Yo le dije yo voy para allá y él me dijo que no, que ya él iba”, narró Brígida con voz entrecortada.

Sobre el victimario, asegura que siempre mantuvo una conducta favorable.

“Nos engañó a todos. Era 100% con los niños y con ella”, dijo la señora tras explicar que nunca vio discutir a la pareja. “Nunca tuvieron problemas, era un hogar tranquilo, bien de verdad todo. No sé qué fue lo que le dio”.

El hallazgo de los cadáveres se produjo este jueves por el reporte de los vecinos que fueron alertados por el mal olor, producto de la descomposición de los cuerpos.

Víctor Alexander Portorreal narró a los investigadores policiales que la mañana del pasado domingo fue a la habitación donde dormía la mujer, a quien infirió una estocada en el cuello, amarró con una bufanda y dejó encerrada en su habitación.

Tras la acción, se dirigió al dormitorio donde se encontraban las niñas Angela y Daniela Boden, de seis y 10 años, respectivamente. A la mayor la mandó al colmado a comprar unos cigarrillos, momento que aprovechó para ahorcar con una corbata a la pequeña que también dormía. Cuando Daniela regresó también la ahorcó y dejó ambos cadáveres en la habitación.

Tras matar a su pareja y a las dos niñas, Víctor Alexander Portorreal se fue de la casa con el niño Rajami Boden, de 9 años, quien no tenía conocimiento de lo ocurrido porque se encontraba jugando afuera de la vivienda, ubicada en un segundo piso.

El vocero de la Policía, quien ofreció los detalles en rueda de prensa, explicó que el confeso homicida dijo que tras pasarse todo el día en la calle con el menor regresó a la vivienda, donde durmieron y no fue hasta el lunes en la mañana cuando mató al niño.

Víctor Alexander también detalló que le practicó sexo a los cadáveres de las niñas, según informó el coronel Frank Feliz Durán Mejía.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *