Washington.- El Gobierno de EE.UU. anunció hoy represalias contra Rusia en forma de sanciones económicas contra organismos de espionaje, individuos y empresas de seguridad informática, además de la expulsión de 35 diplomáticos, por sus presuntos ataques cibernéticos durante la campaña a la Casa Blanca.

Además de las acciones sin precedentes para casos de ciberataques adoptadas hoy contra Rusia, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prometió más medidas, algunas de ellas secretas.

"Esas acciones no son la suma total de nuestra respuesta a las actividades agresivas de Rusia", afirmó Obama en una declaración en la que instó a los "amigos y aliados" de Washington a "oponerse" a la campaña de Moscú para "socavar las normas internacionales de comportamiento" e "interferir con la gobernanza democrática".

Las sanciones económicas que implican la congelación de bienes afectan a dos de las principales agencias de inteligencia rusas: el Departamento Central de Inteligencia (militar, GRU por su acrónimo en ruso) y al Servicio Federal de Seguridad (seguridad nacional, FSB), así como a cuatro cargos directivos del primero.

Entre ellos está el actual director del organismo, Igor Kostyukov, así como tres de sus máximos subordinados: Vladimir Stepanovich Alexseyev, Sergei Gizunov e Igor Korobov.

Washington también ordenó la expulsión de 35 diplomáticos rusos entre los que se encuentra el cónsul en San Francisco (California), a los que dio 72 horas para abandonar el país con sus familias, y el cierre de dos complejos ubicados en Maryland y Nueva York que Rusia utilizaba presuntamente con propósitos de inteligencia.

Las principales agencias estadounidenses de inteligencia han coincidido en las últimas semanas en que Moscú estuvo detrás de los ataques informáticos contra el Partido Demócrata y la campaña de la candidata presidencial Hillary Clinton con el objetivo de ayudar a la elección del republicano Donald Trump.

De hecho, la acción de Obama llega a escasas tres semanas de entregar el poder a Trump, que asumirá el cargo el próximo 20 de enero y tendrá sobre la mesa la decisión de mantener o levantar estas sanciones y otras previamente impuestas contra Rusia por el conflicto en Ucrania. 

Reacción de Rusia

De su lado, el Gobierno ruso ordenó hoy el cierre de la Escuela Angloamericana de Moscú a la que acuden los hijos de diplomáticos estadounidenses, canadienses y británicos en respuesta a las sanciones anunciadas por EEUU, según un alto funcionario estadounidense citado por el canal de televisión CNN.


Además de la clausura del colegio, el Gobierno ruso ordenó el cierre del acceso que conduce a la casa de vacaciones de la embajada de Estados Unidos en Rusia y que se sitúa en el parque de Serebryanyy Bor, cercano a Moscú, según informó el canal estadounidense CNN.

Al ser preguntado por Efe, un portavoz del Departamento de Estado aseguró "haber visto los informes de prensa" y dijo "no tener nada más que añadir" sobre el asunto.

La Escuela Angloamericana de Moscú no muestra en su página web ninguna declaración sobre una posible orden del Ejecutivo ruso para que cierre sus puertas.

Entre los alumnos de la Escuela Angloamericana de Moscú destacan los hijos de diplomáticos estadounidenses, británicos y canadienses, que tiene prioridad a la hora de ser admitidos.

La institución tiene su sede principal en el noroeste de Moscú, aunque cuenta con otro campus en la ciudad de San Petersburgo, según figura en su página web.

En declaraciones a la prensa, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, afirmó que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, se reserva el derecho de responder a las decisiones estadounidenses con medidas que respetarán el principio de "reciprocidad".

El portavoz adelantó que el presidente ruso no se dará prisa en adoptar medidas de respuesta, pero adelantó que éstas causarán "notables molestias" a Estados Unidos.